viernes, 1 de octubre de 2010

JOSE LEZAMA LIMA

   



       CHAPTER EIGHT



Cuidaba el patio un alumno de la clase de preparatoria,
que entonces era el final de la primera enseñanza,
                                                          un tal Farraluque,
cruzado de vasco semititánico y de habanera lánguida, que
generalmente engendran un leptosomático adolescentario,
con una cara tristona y ojerosa, pero dotado de una
                                                               enorme verga.

Era el encargado de vigilar el desfile de los menores por el
servicio, en cuyo tiempo de duración un demonio priápico
se posesionaba de él furiosamente, pues mientras duraba
tal ceremonia desfilante, bailaba, alzaba los brazos
como para pulsar aéreas castañuelas,
      manteniendo siempre toda la verga fuera de la bragueta.
se la enroscaba por los dedos,
                        por el antebrazo,
                                   hacía como si le pegase, la regañaba,
o la mimaba como a un niño tragón.


                                         ***


En las clases de bachillerato, la potencia fálica del guajiro Leregas,
reinaba como la vara de Aarón.
Su gladio demostrativo era la clase de Geografía.
Se escondía a la izquierda del profesor,
              en unos bancos amarillentos donde cabían como doce
                                                                                     estudiantes.

Mientras la clase cabeceaba, oyendo la explicación sobre el
                                                                              Gulf Stream,
Leregas extraía su verga –con la misma indiferencia majestuosa del
     cuadro velazqueño donde se entrega la llave sobre un cojín-,
breve como un dedal al principio, pero después impulsada por un
                                                            viento titánico,
                                         cobraba la longura
de un antebrazo de trabajador manual.

El órgano sexual de Leregas, no reproducía como el de Farraluque
su rostro sino su cuerpo entero.
En sus aventuras sexuales, su falo no parecía penetrar sino
                                                                     abrazar el otro cuerpo.
Erotismo por comprensión, como un osezno que aprieta un castaño,
así comenzaban sus primeros mugidos.


                                              ***


Con una altiva desnudez, ya sabía lo que le esperaba, penetró
en el otro cuarto. Allí estaba el miquito,
                                           el hermano de la cocinera del director.
Acostado de espaldas,
                            con las piernas alegremente abiertas,
                                                    mostraba el mismo color mamey
de la carne de la hermana, brindando una facilidad externa,
pero lleno de complicaciones ingenuas casi indescifrables.
    Fingía el sueño, pero con una malicia bien visible,
        pues con un ojo destapado y travieso le daba la vuelta al
                                                                                       cuerpo
de Farraluque, deteniéndose después en el punto culminante
                                                                                de la lanza.
…………………………………………………………………...
La astuta posición del miquito, decidió a Farraluque para que
   aceptase el reto del nuevo lecho, con las sábanas onduladas por
          las rotaciones del cuerpo,
                           que mostraba como una lejana burla sagrada.

Antes de penetrar Farraluque en el cuadro gozoso, observó que al
    rotar Adolfito, ya es hora que le demos su nombre, mostró
el falo escondido entre las dos piernas, quedándole una pilosa con
cavidad, tensa por la presión ejercida por el falo en su escondite.

Al empezar el encuentro, Adolfito rotaba con increíble
                                                                     sagacidad, pues cuando
         Farraluque buscaba apuntalarlo,
                                        hurtaba la gruta de la serpiente, y cuando
con su aguijón se empeñaba en sacar el del otro de su escondite,
             rotaba de nuevo,
       prometiéndole más remansada bahía a su espolón.
Pero el placer en el miquito parece que consistía en esconderse,
           en hacer nacer una invencible dificultad en el agresor sexual.
No podía siquiera lograr lo que los contemporáneos de Petronio
    habían puesto de moda,
                         la cópula inter femora, el encuentro donde los muslos
          de las dos piernas provocan el chorro.
La búsqueda de una bahía enloquecía a Farraluque,
                                   hasta que al fin el licor,
                                                  en la parábola de su hombría,
    salto sobre el pecho del miquito deleitoso, rotando este al instante,
como un bailarín prodigioso, y mostrando, al final del combate,
         su espalda y sus piernas de nuevo diabólicamente
                                                                              abiertas,
mientras, rotando de nuevo, friccionaba con las sábanas
                                                                      su pecho inundado
                                       de una savia sin finalidad.

                                      José Lezama Lima


JLL nació y murió en La Habana(1910-1976). fue parte de
las revista Verbum y Orígenes. Entre sus obras poéticas:
Narciso, Enemigo rumor, La fijeza, Dador.
Intelectual y sensual su escritura, esta también se basa en el
poder de la imagen. Padre y maestro del neobarroco cubano,
entre sus ensayos destacan Analecta del reloj, Tratados sobre
La Habana. Como novelista escribió Paradiso, Oppiano Licario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...