domingo, 18 de noviembre de 2012

CARLOS BOUSOÑO






Oda a la ceniza(Frag.)

       ...Tú, mi compañero,
triste de acontecer,
tú que como yo mismo ansías lo que ignoras y tienes
                                                 lo que acaso no sabes,
dame la mano en la desolación,
dame la mano en la incredulidad y en el viento,
dame la mano en el arruinado sollozo, en el lóbrego
                                                                     cántico.
Dame la mano para creer, puesto que tú no sabes,
dame la mano para existir puesto que sombra
eres y ceniza,
dame la mano hacia arriba, hacia el vertical puerto,
hacia la cresta súbita.
Ayúdame a subir, puesto que no es posible la
                                                                    llegada,
el arribo, el encuentro.
Ayúdame a subir puesto que caes, puesto que
                                                                    acaso
todo es posible en la imposibilidad,
puesto que tal vez falta muy poco para alcanzar
                                                                       la sed,
muy poco para coronar el abismo,
el talud hacia el trueno,
la pared vertical de la duda,
el terraplén del miedo.

                                        Oh, dame
la mano porque falta muy poco
para saltar al regocijo,
muy poco para el absoluto reír y el descanso,
muy poco para la amistad sempiterna.
                                        Dame la mano
Tú que como yo mismo ansías lo que ignoras y
                            tienes lo que acaso no sabes,
dame la mano hacia la inmensa flor que gira en
                                                       la felicidad,
dame la mano hacia la felicidad olorosa
que embriaga,
dame la mano y no me dejes caer
como tú mismo,
como yo mismo,
en el hueco atroz de las sombras.


Obra: Gilgamesh y Enkidu por Sebas Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...